Subscribe:

Gente Increible

Las cosas increíbles e inauditas de nuestro mundo.

martes, 2 de febrero de 2016

Un perro llamado Quasimodo

Sufre una rara enfermedad de la columna

Quasimodo es un perro que nació con un problema en la columna donde esta quedo “acortada”. Uno pensaría al verlo que se rompió la espina dorsal o que recibió algún golpe muy fuerte pero no… el perro así nació y aunque se vea extraña su figura, el perro no sufre dolor alguno.


Pero si sufrió maltrato de su anterior dueño pues paso tanto tiempo amarrado que el collar que llevaba al cuello se encarno. El perro está recibiendo atención médica y se planean 2 operaciones para corregir su columna.


Sus nuevos dueños están encantados con el perro y este se muestra muy cariñoso con ellos. Hay muchas personas que adoptan animales que son especiales. Este padecimiento de la columna acortada no es exclusivo de perro. también los gatos lo sufren.



martes, 19 de enero de 2016

Hombre “embarazado” de su hermano.

Este hombre de 18 años de edad posa con lo pudo ser su hermano.

Un hombre de la india acudió al médico pues tenia problemas estomacales, se quejaba de dolores y cada vez comía menos pues se sentía lleno y a la vez tenía hambre. Los estudios revelaron que Narendra Kumar tenía alojado en su estomago a un hermano gemelo.


Este hermano no se desarrollo totalmente, solo una parte del cráneo, dientes y cabello, el cabello media más de 2 metros de largo y se alimentaba del propio Narendra. Después de la cirugía le mostraron los restos de lo que iba a ser su hermano.


Esto es muy raro que suceda, pues son pocos los casos que se reportan. Se cree que el hermano entro a través del cordón umbilical y se alojo en el estomago.

martes, 12 de enero de 2016

Las dentaduras adornadas de los Mayas

Antigua "operación" donde se perforaban los dientes.

Los Mayas aunque son más conocidos por las edificaciones que hicieron y sus avances en la astronomía y matemáticas, también destacaron en el campo de la odontología. Ellos gustaban de adornar sus dentaduras con pequeñas piedras preciosas.


Pero el procedimiento no podía ser más insoportable para el paciente. Pues usaban primitivos “taladros” para perforar el diente, la profundidad debía ser muy exacta para no romper el diente ni llegar al nervio. El paciente era “anestesiado” con preparados de hierbas, mientras debía esperar con mucha paciencia a que se le perforara el diente.



Una vez perforado el orificio se le engastaba una piedra preciosa en el hueco, la cual se fijaba con un empaste que mantenía unido la piedra al diente de forma tan firme que los cadáveres que han sido desenterrados todavía lucen sus dientes “embellecidos”.

Obviamente entre mas piedras tenga una dentadura, la persona pertenecía a una clase más alta.

comparte este articulo